Única revista on-line que lleva Chubut al mundo

 

24 razones para tener un perro salchicha y lamentarse por no haberlo hecho antes

  “Nadie es perfecto… pero con un perro salchicha os aproximaréis a la perfección”, afirma uno de los clubes más antiguos de criadores de canes de la raza teckel en Alemania. Puede que parezca una exageración, pero lo cierto es que este perrete, también denominado dachshund, es un animal capaz de animar a cualquiera.

El perro salchicha siempre mantiene la cola hacia arriba, es fiel a sus instintos, y siempre demuestran un gran encanto en todo lo que hace. Atentos a esta recopilación, porque os invadirán las ganas de compartir vuestra vida con uno de ellos. ¡Garantizado!

 

Estos perros ablandarán incluso al corazón más duro.

 

No van a lloriquear en vano, sino que irán y tomarán aquello que consideran suyo.

 

 

Cuando la asertividad se antoja inapropiada, recurren a su arma secreta: una mirada penetrante.

 

 

Ellos vigilarán que sigas tu dieta a rajatabla.

 

 

Los perros salchicha nunca se negarán a servir de apoyo a su amo.

 

 

Y aunque no sean grandes, son capaces de cuidar tu sueño.

 

 

Sea lo que sea que te esté amenazando, mantén la calma: estos perros siempre están protegiendo tu seguridad.

 

 

Un copiloto atento siempre te avisa de un gato a la izquierda.

 

 

Ya no tendrás que convencer a tus familiares de quitar las malas hierbas en tu huerto.

 
 

El poder curativo de sus patas paliará cualquier dolor de cabeza, restaurará la calma y pondrá alegría en tu vida.

 

 

Comparten tus aficiones.

 

 

Dandy, es su segundo nombre.

 

 

Incluso tomando una ducha, prefieren lucir de manera irresistible.

 

 

Con estos ojos, cualquiera acaba siendo lo que ellos quieran.

 

 

¿Una sonrisa? Sin problema alguno, en absoluto.

 

 

Saben que una buena foto es siempre fruto de una improvisación.

 

 

Cuando el rescate de los amos, sesiones de fotos interminables y el trabajo en el huerto los agota por completo, ellos se permiten el lujo de ser demasiado perezosos.

 

 

Estos perros entienden cómo hacer un diseño de interior.

 

 

Y de la amistad.

 

 

Les encanta hacer el tonto…

 

 

No les gustan las peleas y sí los abrazos.

 

 

Los abrazos, siempre y por doquier.

 

 

E incluso un león feroz se derrite por su cuidado y atención.

 

comparte
Powered by miarroba.es 

    ir a portada