Única revista on-line que lleva Chubut al mundo

 

  Las autoridades francesas lanzaron una investigación nacional sobre los bebés nacidos sin manos, brazos o antebrazos, tras la identificación de varios casos desde el año 2000, para determinar qué causó estos sucesos.

La alerta se generó a principios de mes, tras el aviso de la asociación Remera, que tiene un registro de niños con malformaciones en la región de Ródano-Alpes (al este del país), sin otra deformidad destacable asociada, anomalías cromosómicas o conductas de riesgo de sus padres, como la ingesta de drogas o alcohol.

“Es posiblemente una pista medioambiental”, vinculada a lo que “comieron” las mujeres cuando estaban embarazadas, o “quizá lo que respiraron”, aseguró la ministra de Salud, Agnès Buzyn, en declaraciones a la televisión BFMTV y la radio RMC.

Los resultados de la investigación “en toda Francia” serán conocidos “más o menos en tres meses”, afirmó François Bourdillon, director general de Salud pública, a la radio RTL. “No se esconderá nada”, prometió.

La investigación se centró inicialmente en el departamento del Ain (al centro-este), donde fueron identificados once nuevos casos sospechosos de niños nacidos entre 2000 y 2014 con una malformación de los miembros superiores. Ello eleva a 18 el número total de casos en este departamento.

Estas revelaciones plantean interrogantes tanto sobre la magnitud del fenómeno como sobre sus causas. Según responsables ecologistas, los pesticidas podrían originar malformaciones, aunque no haya pruebas científicas de ello.

“Hemos empezado por el departamento del Ain y cubriremos el conjunto del territorio” francés, explicó François Bourdillon.

Otros dos grupos de niños con malformaciones fueron observados en el departamento occidental de Loire-Atlantique (tres entre 2007 y 2008) y en Bretaña (noroeste), con cuatro casos entre 2011 y 2013).

Las causas pueden ser genéticas o provocadas por sustancias tóxicas. Entre 1957 y 1962, se cree que la talidomina, medicamento usado entonces contra las náuseas, habría provocado el nacimiento de niños sin brazo.

La dificultad está en trazar la historia de estas familias que en algunos casos remonta a más de diez años”, reconoció Buzyn.

 

comparte
Powered by miarroba.es 

    ir a portada