Única revista on-line que lleva Chubut al mundo

 

Antur, el primer perro de la Colonia Galesa

Patricio Castillo Meisen
castillomeisen@gmail.com
CV	

Cuenta William C. Rhys en su libro “La Patagonia que canta”  que luego que el primer grupo de 20 galeses que llegaron al río Chubut, después de recorrer las  desérticas 51 millas que separaban a Puerto Madryn del sitio que luego llamaron Trerawson , acampó en la margen del río, el terror de la sed no los persiguió más, pero en su lugar llegó el temor de la muerte por inanición.

  Las aves silvestres les proporcionaban un poco de comida pero las municiones eran preciosas y escaseaban. Debían economizarlas para su defensa. El problema de la comida llegó a ser serio, ya que el bote salvavidas que dejó el Mimosa, cargado con provisiones, no había llegado.

Mientras se hallaban en esa penosa situación recibieron una visita tan notable como inesperada. Se trataba de un perro grande y hermoso. Alarmados por lo que consideraron una señal de proximidad de los indios, se prepararon para defenderse. Después de vigilar y esperar por largo rato y viendo que nada sucedía, empezaron a prestar atención al perro que enseguida se sintió como si siempre hubiera estado con ellos. Lo llamaron “Antur” (ventura).

A la mañana siguiente el perro salió del campamento, algunos hombres lo siguieron y lo vieron atacar y tirar al suelo a un guanaco que llevaron de inmediato al campamento. El perro completó su trabajo llevando algunas liebres y luego desapareció ese mismo día. Nadie pudo explicarse de dónde había venido ni cómo fue que desapareció. Con el tiempo consideraron como un milagro de misericordia que los ayudó a sobrevivir durante las serias dificultades de los primeros días en su nueva tierra.

 

comparte
Powered by miarroba.es 

    ir a portada