Única revista on-line que lleva Chubut al mundo

 

Sesquicentenario

de la llegada de

los galeses a Chubut

El próximo 28 de julio se conmemoran los 150 años del desembarco de los colonos galeses en Chubut. A media mañana de ese día, el velero Mimosa anclaba en el Golfo Nuevo dando inicio a una cruzada fundacional que me toca muy de cerca.

Mónica Jones

En un pueblito de la lejana Patagonia nací.  Pero no en un pueblito cualquiera. Este pueblito signado por la oralidad celta, se asemeja en ocasiones al Pueblo Blanco que canta Serrat, guardando un delicioso encanto apacible,  enclavado entre bardas y refrescado por un sinuoso río que trae murmullos de nieve cordillerana para apagar la sed de las orillas. 

 Nain Delith y Gery

Gaiman, corazón y latido de la colonia galesa, con epidermis de racimos convertidos en dulceras, tartas de manzanas y legendarias tortas negras, las que, en ocasiones, perduran con su sabor y delicioso sabor, más allá que ciertas suntuosas bodas, siempre canta. Hasta en el silencio. 

Este rincón lejano, fue  cuna y catapulta de mi poesía. Las bardas que bordan su relieve cobijando el Valle sembrado con ahínco y sacrificios sin pausa por los galeses, reverdece y aroma refrescando la mística y extensa meseta patagónica sin pausa y con prisa aunándose al canto en Vieja Lengua Celta: galés . Y celebrando también el loncomeo tehuelche que silba como pifilcas entre las claves de sol del viento. 

Todo esto fue el Gaiman de mi infancia, pero, y por sobre todo, el sello de una libertad que cobijaba y que era fértil sembradío para mi motivación de niña inquieta imaginando sobre mi Rocinante - bicicleta y con mi - bien conocido por el pueblo- amigo Bachi. 

Bachi que sonreía cabalgando mis aventuras de niña. Bachi que defendía su fidelidad cuando no debía persiguiéndome agazapado entre rocas de bardas pardas y entre el yermo escalonar de la meseta sus sentimientos de perro (los mejores!), no temía al veneno de los ganaderos ni al regreso obligado luego de ser persuadido tras varios retos por su fiel intento de estar siempre a mi lado. 

Bachi, el que se llevó todas las estrellas de mi preadolescencia un atardecer, en el que murió de amor cuando cobijé en mi casa al perro de un amigo que debía partir a estudiar lejos del pueblo. 

 Bachi el guardaespaldas de mis ensayos de canto, el guardián de mis primeros años de secundaria, la sombra amalgamada a la de mi infancia con ruedas de bicicleta azul....

Bachi, el mismo que adivino en la mirada de cada perro que ha acompasado los pasos de mi vida....Como este otro: Gelert, quien luego de atravesar medio mundo junto a sus amigas Alma, ahora vigila mi teclear historias sin esperar, siempre brindando.

Este otro amigo que nació allí, por las Sierras de Tandil, quien se reunió con su familia en la Cordillera Argentina , quien palpó con su hocico de ternuras la nieve de Trevelin y Esquel, las aguas del Bagillt y del Río Grande, quien caminó las Senda de los Galeses y Rocky Trip, quien expectante fue tan nómade como sus dueños y quien habiendo jugado una rayuela de ladridos en montañas de ambos continentes, magnífico y seguro, acompaña con su trote este otro Parque Nacional: Eryri, enarbolando su amor en lontananzas, con tanta simpleza y haciéndose tan necesario como el agua para refrescar el alma, cada día.... Siendo amigo siempre, sin fronteras ni idiomas...  Siendo siempre amor.

Y acicalando los recuerdos, vuelven a danzar los sauces llorones cobijando en su vaivén a los recuerdos, en su pendular senderos y patios como acariciando la proeza florecida. 

Las norias en su rueca de frescor cuál relojes atemporales brindando frescura y el vital elemento para que la siembra germine. Y por sobre todo, coronando todo este paraíso lejano y signado por la libertad soñada por los pioneros: El Canto. Nadie puede disociar este verbo si se piensa en Gaiman. Gaiman es canto y será canto. Y un pueblo que canta acalla el tronar de los cañones. 

Mi canto comenzó ya en el vientre de mi madre. Ella nunca integró ningún Coro ni participó de los renombrados Eisteddfods de aquella tierra...pero, el canto venía en las raíces pivotantes de su sangre y me acunó cantando y acunó cantando a sus nietos y sus delgadas manos laboriosas acunaron los colores de su jardín en fragua y el pan los frutales convertidos en arropes de domingo germinados con su canto...

Comencé a cantar de pequeña, porque era dádiva y premisa. Yo sí tuve la suerte de ser guiada para desplegar mi canto y para ser escuchada. 

Primero, fue el piano de Alwina Thomas quien oficiaba como organista en la Capilla Bethel , una de las dos Capillitas enclavadas junto a la vera del Río Chubut, entre alamedas verticales que parecieran querer llegar a acariciar los pies mismos de Dios.

Alwina , quien se veía impedida de caminar naturalmente, se apoyaba en su bastón y su silueta frágil y pequeña, guardaba el tesoro más hermoso que una persona puede poseer: tenía el secreto del canto entre sus dedos y el don de enseñar a cantar.... Era como la legendaria Rhiannon del Mabinogion  galés, desplegando el hechizo de melodías en vuelo. 

Cuando visito mi pueblo y me decido a transitar la calle, caminito abajo, miro con sigilo la ventana en la que reinaba el piano, me parece aún que brotan melodías escabulléndose insolentemente por entre la falla de la ventana guillotina. Pero no...Es el recuerdo el que canta....

Ella guardaba la llave del canto en su arcón de magistrales recetas celtas y que transforma a las personas en seres tan libres y superlativos. Un jardín no huele igual si en él, los pájaros no cantan....

Aún enjaulado tristemente, el canario puede encender el día en notas musicales y volar tanto más lejos y sublimemente, opacando el poder de su gris carcelero... 

Tenía siete años cuando comencé a cantar junto a Alwina. Y ella fue el duende inquieto que prendió mil claves de sol en mi alma...

Luego el Conjunto de Cámara Camwy bajo la Dirección de Edith Mac Donald, con el que viajamos largamente, el Coro del Colegio Camwy (Primera escuela secundaria del Mundo en la que se impartió enseñanza en idioma galés cuando fue la Escuela Intermedia, primer secundaria de la Patagonia), el Coro Provincial , con Clydwyn Ap Aeron Jones como Director y su esposa; Alicia Ferrari a cargo de la técnica vocal.

Los himnos, la Capilla, mi padre y sus zambas, tangos y música campera mientras repartía el pan de cada día, amasado por sus manos, chacra por chacra,  cuadra por cuadra, personaje tras personaje; también me encendieron las historias. Y el amor por la música de la tierra que me vio nacer y crecer. 

Cada rincón de mi Valle era una página de un gran libro encendiendo bajo la Cruz del Sur una sinfonía en amalgama de cuatro voces al viento.

Mi Padre, panadero, luchador...Un ejemplo motivador en los momentos de prueba, para saber que es bueno legar a nuestros hijos este ejemplo de no bajar nunca los brazos...Mi padre, quien perdió a su padre a los 12 años, quien trabajó en pozos petroleros en Comodoro Rivadavia para reunir los fondos necesarios para las máquinas y la harina que le permitirían comenzar con su primer panadería, aquella la que fagocitó el fuego sin ningún seguro, sí quizás el de los dueños del edificio...Aquella por la que lo vi llorar en silencio, con su dolor hundido entre el cuenco de sus manos, pila de agua bendita derramando sueños entre sus dedos que sabían de amasar oraciones.

Pero él volvió a empezar...grande, entre viejo y joven. Hizo que el cansancio y la desazón trocaran en fuerzas y esperanzas para regarnos la parábola que aún hoy nos ilumina....

Yo también he tenido que volver a empezar más de una vez...Pero con esos ejemplos intactos, que aún me alumbran y me motivan las fuerzas desde el recuerdo de mi padre.

Así, describió mi hija a su Taid (abuelo, en idioma galés) y nadie pudo haberlo pintado en cuerpo y alma con mayor certeza. 


Nain y Gery en Rondeau . Trelew 1995


 Delith P de Jones


Abogada y poeta.


Conj de Cámara Camwy. Mónica 17 años

Corona Trevelin 2014

Bardd a barddes 2014 Trevelin

"Taid"

Mi abuelo se levantaba antes que los gallos cantaran,

Antes que el sol se despertara como cervatillo de leva enfurecido.

Encendía el horno para hornear sueños antes que se fueran por las sombras,

Antes que la noche los colgara eternamente en sus tendales.

Mi abuelo amasaba cometas de harina, de agua, de levadura, de sal.

Las estrellas del pueblo lo escuchaban cada noche 

Moldeando el cielo diurno entre sus manos. 

Mezclaba la harina, el agua, los pellizcos a los cubos de levadura,

Y amasaba con la misma persistencia con la que su abuelo 

Picaba en las minas de carbón.

Sólo había un reposo mientras leudaba la masa.

Entonces, a escondidas de mi abuela, 

Fumaba bajo la alameda sintiendo sus dedos pequeños, adormecidos.

El humo volaba como bellotas de lana negra entre las hojas y el viento. 

Después de unas horas, horneaba un bullicio de espigas. Esas eran sus campanas.

Germinaban los panes en las cestas de mimbre.

Cestas  en las que volaba  de niña como en aerolitos o platos voladores.

Mientras todos dormían la sacra siesta la vieja cuadra era la Vía Láctea.

Yo robaba cucharas, cuchillos, tenedores de las alacenas

Para revolver la tierra y el agua, picar hojas, 

Hornear en el fogón del patio el batallón de tortas preparadas.

Después,  iba a tomar el té, como si nada.

Comía como un ratón sólo la miga de la galleta untada con manteca. 

El abuelo me hamacaba bajo los parrales, 

extensos telares de pájaros hambrientos.

Y así acontecían los días en un pueblo fuera de esferas.

 

A menudo desentierro recuerdos como niños vivos.  

Recuerdo que sólo había un reposo mientras leudaba la masa. 

Recuerdo que fumaba a escondidas de la abuela.

Fumaba bajo la alameda y el humo volaba como bellotas de lana negra.

Cuando niña pensaba que se había ido. 

Mi madre no quería que lo viera muerto. 

Hoy he visto pasar a un hombre parecido a él. 

-A veces el viento es fecundo cartero-.

Hoy he visto pasar a un hombre como él. 

Y la noche es más espesa

y mi abuela duerme  y lo sueña y lo encuentra 

sin gobiernos ni leyes más que su luz  

que da cuerda a nuestros corazones.

A veces pienso estas cosas

y me quedo en silencio. 

 

Mi abuelo fue más que un hombre que madruga. 

Mi abuelo escribió las partituras mismas de los sueños,

encendió las bombillas de las cosas perfectas,

los domingos de luz.  

Y cuando me pregunten quien fue mi abuelo

les diré que mi abuelo es el sastre único de todas las luciérnagas.

Geraldine Mac Burney Jones.
Poema “Corona del Poeta 2014” Eisteddfod Trevelin

 

Y así, luego de la partida de mi padre y de encerrar bajo muchas llaves alguna máquina, los sueños, los aromas del pan para acunar fantasmas buenos, la vida me sorprendió transformando su Cuadra en un lugar de encuentros con aroma de pan, con cestas de cultura y el silencio se transformó en canto allí, al límite de las madreselvas, retamas y rosales plantados y flores vivas que homenajean a las manos laboriosas de mi madre: Delith Pugh de Jones, una de once hermanos y, como si fuera poco, mi Nain Jane (Nain: Abuela), crió dos niñas descendientes de aborígenes, del campo, demostrándonos que multiplicar el amor es un deber de peregrinos de este mundo.

En la rueda matinal del mate, luego del reparto, los personajes inolvidables de la Calle Michael D Jones, iluminaban la mañana con mi padre como cebador de mate, a la cabecera de la mesa. 

Tersa Jones (Mrs Evan Jones), Mrs Ivor Pugh, Erinwen Lloyd, Mrs Marihuan, Mrs Márquez, Mrs Madryn Evans, Sidney Jones y su esposa Lydia, mi Nain : Jane Jones de Pugh, eran algunos de los tantos personajes que nos alegraban las mañanas veraniegas, las que recuerdo,  ya que en época de clases, no podía disfrutar de la amena tertulia, mitad en galés, mitad en castellano, que se filtraba religiosamente, como el sol patagónico iluminando la mesa del comedor familiar.

Siempre el idioma galés estuvo presente en mi vida... ¿Como una premonición, quizás? Sin embargo, cumplieron su designio de bautizarme con un nombre más latino que el de ellos, ya que Delith y Tywi no querían dejarnos a mí y a mi hermano, mayor que yo, el conjuro de nombres impronunciables allí, en la Patagonia Argentina, en donde primaba lo latino por sobre la herencia de la sangre Celta y en donde sólo palpitaba el canto de la sangre.

Con los años, me recibí de Profesora para la Enseñanza Primaria en el Colegio Nacional de Trelew. Previamente había cursado materias de la Licenciatura en Letras pero pilares fundamentales de esta Carrera, como latín y griego me diluían la motivación...Me negaba a cursar estas materias. Sólo amaba la literatura, el lirismo, la poesía.......

Con los años también la vida me dio el más bello regalo para una mujer. Aquel sentimiento que te transforma en esclavo para amar y luchar por la vida...: Geraldine. Bella como su nombre, dulce como un ruiseñor en serenata. Un heraldo de voces interiores.

Y con ella se ha perfeccionado el amor por la poesía, no por imposición, sino por la simple y más bella dádiva que un padre puede brindarle a un hijo: la lectura. 

Desde la primera infancia los cuentos, Desde las primeras nubes las formas, las comparaciones que fueron creciendo en imágenes, metáforas encabalgando verso tras verso...hilvanando la matra de ser Celtas-Patagónicos. Los que cantamos la libertad de ser los aborígenes originarios del País de Gales y de las Islas Británicas pero, libres y enarbolando sinfonías de libertad, allí, con el hermano Tehuelche, como los denominaron los galeses a su arribo a Patagonia: Brodorion (hermanos).

En varias escuelas del Valle fue recalando mi incipiente carrera docente pero la Escuela N 21, Lewis Jones de Trelew me cautivó el alma. El orden, la metodología clara, las propuestas educativas formadoras con objetivos férreos, hicieron que sintiera en mi corazón de tiza el deber de engalanar la siembra en su niñez...Y es esa, la ronda que aún gira en mi memoria cuando me recuerdo Maestra...

Fue dulce y agrio el sacrificio de criar a mi hija Geraldine, (era muy joven cuando la vida me sorprendió con la responsabilidad de enfrentar los desafíos asumidos de a dos, sola... y con una niña de 6 meses en mis brazos no muy fuertes...).  

El saborear al ver al árbol plantado convertido en roble que florece en mies de poesía, hoy me reconforta el esfuerzo. Sin el incondicional apoyo de mis padres, esto hubiera sido una misión menos venturosa. Y lamentablemente, perdimos a mi padre, también imagen paterna para Geraldine, siendo este aún muy joven. 

Como un canto obligado de la sangre surgió la dádiva de la voz interior, la de las raíces profundas de la sangre. Conocer la tierra de los antepasados era el peregrinar, casi Kantiano (el deber ser),  reclamando ser cumplido.

Geraldine, quedaría bajo los cuidados de Nain Delith y ellas serían armonía y amalgama de generaciones acicalando las agujas del regreso.

Como presagiando la tierra ancestral, llovía esa noche de Marzo cuando mis pasos se encaminaron hacia las Clases de Galés impartidas en el Colegio Camwy por profesores galeses. El idioma galés siempre en uso para los secretos familiares, para el canto y los himnos de la Capilla, merecían, como las antiguas lámparas Miller que alumbraban con más fuerzas al sacarle brillo, un tiempo de dedicación y práctica. 

Muy diferente es el galés que hablamos en Chubut, en donde los vocablos españoles, se intercalan como salvavidas de frases comunes para comunicarnos en galés. 

En Gales, en donde los vocablos anglosajones (inglés), irrumpen anárquicos fagocitando de a poco la vieja lengua Celta, olvidada y reemplazada por muchos galeses nativos...Generaciones enteras arrasadas lingüísticamente por la desidia y la enérgica campaña de otros tiempos en donde se castigaba a los niños que hablaban su lengua nativa durante la jornada escolar, llegándose a humillarlos con un cartel pendiendo de sus cuellos que mostraba la leyenda  WELSH NOT, para persuadirlos de no hablar su lengua nativa. Y en demasiados corazones se logró el propósito....

Y allí, al llegar a mi clase de galés, un trigueño muchacho de apariencia jovial y distensionada, brindaba una pequeña charla a quienes asistíamos a las clases. 

Gwyn era egresado de la Universidad de Bangor, Gales. Había trabajado durante varios años en Arabia Saudita y luego, decidió regresar a Gales en donde realizó un Post grado en Gerenciamento en Recursos Rurales.

Al finalizar su exposición, se sentó junto a mí, ofreciendo ayuda con el idioma escrito y comenzó su ameno juego de preguntas y respuestas.

Con el correr de los días, sus visitas se tornaron en amistad y algún travieso duende galés desencadenó ese otro canto, sin idiomas, sin fronteras; pero sí con el férreo compromiso de conformar una familia en la que también Geraldine, tuviera un puerto seguro en el cual anclar. 

Antes de finalizar mi visita al País de las Arpas, nos casamos en el Registro Civil frente al Castillo de Conwy y regresamos a mi rincón, allí, tan remoto en el Planisferio, en el que comenzaríamos a peregrinar la vida con férrea voluntad de atravesar todas las tormentas siempre esperando que salga el sol antes de abandonar nuestras velas en las más oscuras tormentas. Y siempre, con Fe y esperanzas, el sol nos ilumina y bajo sus rayos, Dios nos bendice como familia.

Durante el primer año de nuestro matrimonio, fundé con dinero que mi madre me facilitó, el Primer Jardín Galés de Trelew: Y Draig Bach:

http://www.bbc.co.uk/cymru/tramor/straeon/pat-dreigiau.shtml

Sin apoyo oficial, sin aportes económicos y con un mínimo aporte mensual de los padres para solventar los gastos de elementos educativos y de servicios, comenzó a funcionar en Rondeau 330, en el quincho de mi casa el Primer Jardín Galés de Trelew. Un Proyecto similar había llevado a cabo Mariah Alba Zampan en Gaiman.

Fueron muchas las horas dedicadas a la labor organizativa, a preparar los niños para los eventos culturales como reuniones Sociales (Socials) llevados a cabo en San David, Trelew; Eisteddfod de la Juventud y Eisteddfods más pequeños, como el de Bethel en Gaiman y el de San David en Trelew.

Solicitar aporte de materiales a organizaciones de Gales, en épocas en los que la tecnología no era tan corriente, fue todo un desafío. Pero los oídos escucharon y comenzaron a llegar algunos libros, videos, y alguno que otro libro para colorear y hacer soporte de la actividad llevada adelante con mi guitarra, títeres, peluches y juegos. Geraldine y Gwyn también aportaban su tiempo como asistentes en las sesiones.

Muchas horas demandó crear el guardapolvo rojo, verde y blanco que es el que aún hoy, visten los niños de la escuela Hendre de Trelew.

El canto coral había quedado atrás en mi vida. No se puede domar la esencia que late en nuestras vidas. Los dones truecan en otro plano del arte, pero nunca mueren.....Y comenzó a manifestarse en sinfonía de palabras. 

Por primera vez, inspirada en la venida de mi segundo hijo, fue una motivación la Competencia de Poesía del Eisteddfod San David  y mi “Plegaria”, fue seleccionada, recibiendo así mi primer premio de poesía con gran emoción. Fue un premio para dos. Ese año participé en el Eisteddfod del Chubut ( Eisteddfod Y Wladfa) en el solo de Cân Gwerin (canción tradicional folclórica en galés) y obtuve/ obtuvimos, con el bebé que me inspiraba desde el vientre florecido, el primer premio.

Luego vendrán otros eventos poéticos.

Gwyn sintió que debía brindar a su familia una vida más confortable y segura en cuanto a lo económico en su país natal. Ser extranjero sin revalidación de títulos profesionales no es sencillo y no allana el camino en lo laboral. 

Toda la familia, con el bebé nacido en Patagonia; Macsen Tywi se trasladó en Gales. 

Geraldine contaba con 12 años y el proceso de adaptación no fue el esperado. Su Hiraeth (añoranzas), afectaron también a su salud de manera parcial y el regresar a mi pueblo natal, junto a mi madre fue tornándose una realidad cercana. 

Una Hostería Galesa, ya que Gwyn había percibido como Turista que no existía ninguna, fue el proyecto que nos impulsó a una nueva empresa en mi pueblo natal. Fue un Proyecto ambicioso, exitoso, pero, para el que trabajamos incansablemente, estableciendo la Primer Hostería Galesa de la Patagonia, o ¿quizás de toda America Latina?..Muchos luego imitaron la iniciativa agregando la palabra Gwesty y B &B, hasta el momento desconocido en la región. Pero la página Web, la primera en galés de la Colonia del Chubut , el mapa creado por Gwyn (Graduado en la Universidad de East London, Londres, en Geografía, Cartografía, Topografía y Geodesia) con la Toponimia Galesa, aún hoy es utilizado, por turistas galeses y muchas páginas turísticas hacen uso del mismo.

Varias personalidades de la Cultura galesa, artistas, poetas, escritores y medios como BBC y otros nos visitaron año tras año. 

Fuimos precursores y sin pecar de falta de modestia pero, marcamos una pequeña-gran diferencia.

Las sucesivas crisis argentinas han hecho que acompañáramos a nuestra hija durante el tránsito de su carrera universitaria en Argentina, hasta graduarse como Abogada. 

Ella, nos ha retribuido con amor y gratitud el esfuerzo y ha acompañando a mi madre, su Nain Delith hasta su último aliento, prodigándole los mismos cuidados y afecto que recibió durante su vida y adornándola con son su poesía siempre cantarina. 

La brújula de la vida nos ha marcado estas coordenadas como destino en donde continúo trabajando por el Idioma galés ya que es un duro desafío el conservarlo. Constituye una de las antiguas Lenguas Vivas en Europa conjuntamente con el euskera (Vasco), por lo que sentimos el deber de ser multiplicadores y orgullosos guardianes de la misma. Macsen y Morgan (el más pequeño, y también integrante del Coro Glanaethwy), conservan tanto su galés como su español patagónico como lenguas de uso corriente y asimismo el inglés.

He tenido el orgullo de concursar por un cargo y ser seleccionada entre siete concursantes, para trabajar en una Institución Educativa, oficiando como “juglar del Idioma galés” de pueblo en pueblo. He enseñado galés en Gales durante un año y medio, utilizando como recurso la música; mi guitarra y mis títeres, peluches, historias, etc. 

La música es un recurso didáctico maravilloso, que atrae a los niños y facilita el aprendizaje de un nuevo idioma de manera natural y divertida.

El País de Gales ha sufrido y sufre una gran invasión que perjudica su cultura y su antigua lengua. Muchos ingleses se radican en este bello país año tras año haciendo que disminuya considerablemente el porcentaje de personas que hablan galés. 

Otros entienden la importancia de la identidad y asumen el compromiso de aprender esta lengua que es columna vertebral del exquisito legado cultural de nuestros antepasados.

Gales es un verdadero paraíso. Y más cuando brilla el sol. 

Las praderas ondulan con su verde tapiz por doquier. Los bosques, en donde el roble celta aún reina con el vaivén del canto de las cascadas, nos ofrecen su invitación para meditar y recrearnos con largas caminatas o desde la motivación desde el silencio. 

La gente: creo que si algo me sorprende es la solidaridad y el respeto por el prójimo y por la vida de nuestros semejantes. Toda criatura humana se respeta y se valora en cuanto a la concepción de la Creación. Todos somos únicos e irreemplazables (la dignidad de haber sido creados), y nadie tiene el derecho superior por sobre otro ser humano como para atentar ni arrebatar su vida ni nada de lo que posea legítimamente y esto, se inculca a cada paso del proceso formal educativo y se aplica de manera insoslayable continuamente. El Manual que se debe estudiar para brindar el examen de conducción, lo refleja desde la primera hasta la última frase.

Admiro el sistema de Justicia del país. Quien delinque, quien no vive según los preceptos morales que deben regir a una sociedad ordenada y civilizada, termina en la Corte y se le prodiga el castigo acorde a su delito. 

Extraño, a veces, las grandes extensiones de mi tierra. Esos atardeceres de tierra mística, violáceos, prolongados en donde el alma se encuentra con el Creador como cuando llegamos al mundo....y como nos iremos: despojados de todo materialismo. Sólo con el canto de la sangre, con el Calon Lan enredado a nuestras cuerdas más íntimas.

Extraño los rostros de mi infancia a veces, los afectos. Pero, cierro los ojos y ellos en un canto ejemplar, siempre me acompañan y me guían a la hora de tomar decisiones...

Este es el canto que quiero legarles a mis hijos, más allá del canto que todos escuchamos de la voz humana, el otro, el de la conciencia y los recuerdos, el de la tierra que nos vio nacer y el de la tierra de los ancestros, aunado en un sólo latido... Todas las raíces fortalecerán el follaje de la copa de este árbol que es cada una de sus vidas.

 


Cadair Ifan Goch


Castell Maelgwn


Cwn yn Gymru


Gelert Fawr


Sychnant Pass gyda`r cwn a Conwy Valley


llun tad a mam ar dodge ar y ffordd i Mendoza


Llanrwst Ty Hwnt i'r Afon


Pen y Gogarth


Llanrwst Ty Hwnt i'r Afon


Llyn Bagillt


llyn zeta


Llyn Bagillt


Pen y Gogarth

El Roble

Elevada en su copa

Es un abanico de pájaros

la tarde replegando sus trinos. 

Por sus raíces trasplantadas

ascienden historias 

de princesas desterradas

y dragones de otras tierras.

Amalgama el viento

melodías de arpa,

invocando al espíritu 

del druida

que vaga entre sus hojas.

Y cuando llama el angelus

a su  alquimia de duendes,

es la fortaleza de su tronco

el papiro donde las épicas 

historias de los celtas

desmayan su cansancio

de la morada lejana 

aquí, distante de su nativa tierra.

El seguirá multiplicando historias

de mi linaje en flor,

cuando mi cuerpo

se fusione con mi sombra.

Monica Jones

1er Premio Eisteddfod Bethel – Gaiman 2000

 

 

Cae lentamente la tarde y a la vera del camino, me encuentra contemplando los verbos que conjuga este momento.

 

Centros con oficinas de varias empresas, se encuentran sembradas estratégicamente, en el medio de una espesa vegetación en donde el estrés tiene un parche perfecto en donde anclar y buscar su remanso. 

 

Cerca de un charco en donde juncos y el esplendor de la inminente primavera canta en los espejos de agua, un cisne blanco, cuida a sus polluelos del peligro que representa el camino cercano. Dos de ellos, traviesos y transgresores, saltan al asfalto y la madre se esmera por mantenerlos a salvo. Los vehículos detienen la marcha a pesar del apuro. Es la hora del cierre de oficinas, del regreso a casa pero la prisa no detiene el cuidado por la bella Creación....Me gusta . 

 

La madre cisne, logra poner orden al paseo con sus pichones y direccionarlos hacia el lago cercano.

 

Hombres y mujeres, caminan hacia sus vehículos prolijamente aparcados en los estacionamientos próximos. 

 

Otros, prolijamente ataviados de traje y corbata, de falda y blusa formal, conversan animadamente y seguramente opinarán de la resultante de su jornada laboral....Hablan inglés....

 

La ventanilla de mi vehículo es una pantalla elocuente observando cada detalle que acontece cercano.

 

Un perro pasea a una mujer que lo secunda, hilvanados por una correa roja y esta recoge prolijamente el excremento del animal con una bolsa que oficia de guante envolviendo el no grato regalo para arrojarlo al cajón rojo de plástico destinado para este fin.

 

Se aproxima un vehículo y otro en dirección contraria. Debe sortear al que está estacionado en el mismo sentido, y un destello de luces es la señal que indica al conductor que puede pasar. Gentilmente como algo ordinario y corriente, le han cedido el paso...Este agradece con un saludo breve y cordial. 

 

No hay espacio para la anarquía... 

 

Como una saeta mágica, in crescendo, surgen, coronando la tarde, las voces en amalgama y cálida armonía de la práctica coral de Côr Glanaethwy... Y hasta los pájaros detienen su trino reverenciándose ante el único instrumento musical inimitable, el instrumento perfecto: la voz humana.

 

El “Halleluja” de Cohen,  que convoca a los ángeles,  eriza mi más tímida lágrima que resbala conmovida, recordándome que en este mundo hay muchos jóvenes que edifican la paz y lo sublime.

 

En otra geografía, el tronar de las metrallas, no sabrá de canto...

 

La armonía amalgamada, trepa los robles y es una suelta de pentagramas al cielo la Vieja Lengua de mis ancestros....Cantan en galés, celebrando la vida y la majestuosa Creación. Llevan su mensaje de paz en galés, en el mismo idioma de la épica que bordó un sueño ejemplar allí en mi tierra natal con el aborigen.

 

La tarde se detiene....y valen más estos segundos que todo el día recorrido.... 

 

Mi pensamiento agradecido rememora otras calles con acordes...pero en esta dimensión de mis sentimientos están mis hijos alabando en canto y en el idioma que llevaron sus antepasados para florecer en música y versos, aquel, mi lejano rincón en Patagonia .

 

Siento que mi madre me sonríe. Y que mi padre posa sus manos panaderas, sobre mi hombro, coronando mi silencio en una tarde perfecta.

 

La semilla ha germinado.

 


Llyn Parc Morgan

 


Cleddyf


Cadair Ifan Goch

 

 

 

 


 

Hallelujah! It's Côr Glanaethwy | Grand Final | Britain's Got Talent 2015

 

¿Querés comentar esta nota? Aquí

26/07/2015

¡Recomienda esta página a tus amigos!
Powered by miarroba.es

    ir a portada